Azora ‘actuó como una sociedad instrumental’ de un fondo exterior

La Cámara de Cuentas cree que Azora, la adjudicataria de la operación de enajenación de 2.935 pisos protegidos, que llevó a cabo el Ivima en agosto de 2013, actuó, en realidad, «como una sociedad instrumental o intermediaria de un grupo financiero internacional que no cumplía las condiciones de solvencia técnica o profesional previstas en el pliego de condiciones para licitar y adquirir las promociones».

Anuncios